sábado, 10 de noviembre de 2018

La Fábula latina.

La fábula es una narración breve, escrita en verso, con carácter alegórico y con una intención moral. Los protagonistas de estas fábulas son mayoritariamente animales que actúan como humanos, reflejando así los vicios y defectos de los hombres. Al tratar de corregir estos defectos, siempre iban seguidos de una moraleja.
Éste género literario es de origen popular. Fedro, en Grecia adquirió su rango de género literario por la obra de Esopo.
Sobre la biografía de Fedro, podemos destacar que vivió en el año I d.C. Fue una persona muy ignorada y los pocos datos que se tienen de él fueron sacados por sus obras. Nació en Macedonia, en el norte de Grecia y llegó a Roma como esclavo de Augusto, aún que luego lo manumitió y pasó a ser Augusti Libertus.
También fue desterrado por Sejano, un ministro de Tiberio y aparte también le prohibió seguir escribiendo. Cuando Sejano murió, Fedro regresó a Roma y continuó con sus actividades literarias.
En cuanto a su obra y a su estilo, Fedro constituyó una especie de reivindicación satírica del pueblo más humilde a los más poderosos o más aprovechados. Estas fábulas son claramente una imitación de Esopo. Su estilo es claro y conciso, y la finalidad de estas fábulas es divertir y enseñar.
Su obra se conoce como Fabulae Aesopiae y están agrupadas en cinco libros y comprendidas en noventa y tres composiciones originales.
Después de Fedro, hubo en el siglo IV un imitados que compuso fábulas en lengua latina, su nombre es Aviano, que compulso casi 50 fábulas copiando a Fedro.
Fabulistas modernos, destaca sobre todo el francés La Fontaine y españoles como Félix Mª Samaniego y Tomás de Iriarte.

viernes, 9 de noviembre de 2018

La Fábula y Fedro

La Fábula.

La fábula es una narración breve, generalmente en verso, esta tiene un carácter alegórico y una clara intención moral. Los protagonistas suelen ser animales que se comportan como humanos y reflejan los vicios y los defectos de estos. No obstante el protagonista intenta corregir dichos defectos y por eso suele ir acompañado de una moraleja.

La fábula tiene origen popular. Se cree que nació entre los pueblos de Asia Menor, pero en Grecia obtuvo el título de género literario gracias a Esopo.

Esopo fue considerado el "inventor" de de este género ya que cuenta con obras similares escritas en prosa, esto llegó hasta tal punto que cualquier obra en la que apareciesen animales se la consideró esópica.
La literatura latina la introduce Fedro.

Fedro

Gayo Julio Fedro vivió en el siglo I d.C probablemente hasta el reinado de Nerón. Este nació en Macedonia y llegó a Roma como esclavo de Augusto, aunque posteriormente lo manumitió, pasando a ser Agusti libertus.
En sus dos primeros libros Sejano, se sintió aludido, entonces le desterró y le prohibió seguir publicando.  Cuando Sejano murió, Fedro volvió a Roma y retomó su escritura.

En cuanto a su obras, podemos encontrar fábulas con carácter satírico, reivindicaciones del pueblo humilde frente a los aprovechados, privilegiados y poderosos.
Sus fábulas suelen ser relatos breves con una moraleja y los protagonistas son animales. Como podemos observar, Fedro imitaba a Esopo en su forma de escribir la fábulas sin embargo los objetivos principales de este eran divertir y enseñar.
En cuanto a su estilo podemos decir quera conciso, claro y sin grandes adornos retóricos.

Su obra Fabulae Aesopiae está compuesta por 5 libros que comprenden 93 composiciones originales.
Los libros I, II y III se inspiran en Esopo, mientras que los libros IV y V son más tardíos.

Después de Fedro, un imitador de este, Aviano, compuso 50 fábulas. Un tiempo después sugieron los fabulistas modernos de los que destacan el francés La Fontaine y los españoles Tomás de Iriarte y Félix M Samadiego




LA FÁBULA DE FEDRO

Como género, la fábula se caracteriza por ser una narración breve, en verso y de carácter alegórico y de intención didáctica. Los protagonistas suelen ser animales y plasman los defectos y vicios humanos. Suele tener una moraleja, propio de este género.

Es de origen popular y se cree que nació en Asia Menor, pero en Grecia adquirió todo su explendor literario por Esopo (esclavo que vivió en el s. VI a.C, ser deforme, inteligente y hábil con la narrativa).
Se le conoce como el creador de este género nombrando esópica a las fábulas en las que apareciesen animales. Las escribió en prosa.

Gayo Julio Fedro nació en Macedonia, al norte de Grecia y vivió a lo largo del s. I d.C, probablemente hasta el reinado de Nerón. Llegó a Roma como esclavo de Augusto y lo liberó siendo Augusti libertus.
Fue desterrado por Sejano (ministro de Tiberio) al sentirse ofendido por sus dos primeros libros, lo cual, le prohibió seguir publicando. Pero Sejano murió y Fedro volvió a Roma y continuó su actividad lieraria.

Sobre la obra y estilo, sus fábulas fueron una reivindicación satírica del pueblo humilde hacia la aristocracia y sus privilegios. Él mismo advierte que son imitación de Esopo, pues son relatos breves y con moraleja, los protagonistas son animales
y usa un estilo claro, conciso y sin adornos retóricos. Su propósito es divertir y enseñar.

Su obra se conoce  con el título Fabulae Aesopiae, agrupada en 5 libros de 93 composiciones originales y junto con Appendix Perottina y otras colecciones conservamos 143 fábulas. Las primeras fábulas (libros I y II) se inspiran en Esopo: El lobo y el cordero, El ciervo ante la fuente, La zorra y el cuervo, La rana y el buey... En los libros IV y V destacan: La zorra y las uvas, Los vicios humanos, El parto de los montes...

Destacan los fabulistas modernos como el francés La Fontaine y los españoles Tomás de Iriarte y Félix Mª Samaniego.

La fábula. Fedro

Cayo Julio Fedro (15a.C.-70)




Antes de centrarnos en Fedro hay que definir que es una fábula. La fábula es una narración corta, normalmente en verso y con una intención moral. Los protagonistas suelen ser animales que actúan como humanos y así presentan los vicios y defectos de los hombres por lo que al final de cada fábula suele llevar una moraleja.

Este género nació entre algún pueblo de Asia Menor, pero en Grecia, gracias a Esopo es donde alcanzó su popularidad. Esopo fue un esclavo del siglo VI a.C. a quien se le consideró el "inventor" de esta narración, por lo que en cualquier fábula en la que intervengan animales se llama esópica.
En la literatura Latina el que inicia este tipo de narración es Fedro, aunque también encontramos obras de Horacio.

Gayo Julio Fedro es del siglo I d.C. y nació en Macedonia, al norte de Grecia. A Roma llegó siendo esclavo de Augusto, quien posteriormente lo liberó pasando a ser, como el dice, Augusti libertus (liberto de Augusto).

Los dos primeros libros de Fedro estuvieron salpicados de polémica porque Sejano, el ministro de Tiberio se sintió aludido y criticado por lo que mandó a fedro al destierro y no pudo seguir publicando. Después de un tiempo, cuando murió Sejano, regresó a Roma y retomó su vida literaria, criticando los vicios de la sociedad romana con sus fábulas.

En cuanto a su obra y estilo, las fábulas de Fedro crearon una especie de protesta satírica desde un ángulo grotesco. Sus fábulas consisten en un relato breve y una moraleja, donde la mayoría de los protagonistas son animales. Como el mismo dice en el prólogo del primer libro, imita a Esopo. También revela su propósito al escribir las fábulas que son divertir y enseñar. Su estilo es claro, conciso y sin grandes adornos retóricos. 

Su obra es conocida como Fabulae Aesopiae y están reunidas en 5 libros que incluyen 93 composiciones originales, y gracias a Appendix Perottina y otras colecciones se conservan 143 fábulas de Fedro. Los libros I y II se inspiran mas en Esopo, como El lobo y el cordero, La zorra y el cuervo o La rana y el buey. En los libros IV y V  sobresalen La zorra y las uvas, Los vicios humanos o El parto de los montes.

Hubo un imitador en el siglo IV, después de Fedro, Aviano quien escribió en latino y escribió casi 50 fábulas, imitando a Fedro.
Dado que Fedro se convirtió en autor escolar en los primeros cursos de latín por su muy apropiada sencillez, fabulistas modernos como La Fontaine en Francia, o Tomas de Iriarte y Felix Mª Samaniego en España contribuyeron a popularizar las composiciones de Fedro.

La fábula: Fedro

Busto de Gayo Julio Fedro
Las fábulas son unas narraciones breves, normalmente escritas en verso, suelen estar protagonizadas por animales personificados, que reflejan los vicios y defectos de los hombres. Cada obra se finaliza con una moraleja para corregir los defectos señalados en la fábula.

Las fábulas son de origen popular, no se sabe muy bien donde nacieron, pero se cree que fue en Asia Menor. En Grecia adquirió el rango de género literario, gracias a Esopo, ya que se le atribuyó el nombre de "inventor" del género de la fábula.

Esopo fue un esclavo que nació en el siglo VI a.C. y se refieren a él como un hombre grotesco y deforme, aunque con gran inteligencia y habilidad narrativa. A las fábulas donde aparecen animales se les llama también esópicas, escritas en prosa.

Por el contrario, Gayo Julio Fedro fue el introductor de la fábula en la literatura latina.

Fedro vivió durante el siglo I d.C., hasta el reinado de Nerón seguramente. Lo poco que se sabe de su vida es gracias a investigar sus propias obras. Nació en Macedonia y llegó a Roma debido a que fue esclavo de Augusto, hasta que este lo liberó, pasando a autodenominarse como Augusti liberto. También hay que destacar que fue desterrado de Roma por Sejano ya que se sintió aludido y criticado en una obra suya. Tras su muerte regresó y continuó escribiendo haciendo alusión a los vicios de la sociedad romana.

En general, las fábulas de Fedro son una reivindicación satírica del pueblo más modesto frente a los aprovechados, privilegiados y poderosos, estos últimos de forma grotesca.
Costan de un relato breve y una moraleja, que unas veces precede y otras sigue a la narración central.

Asimismo, la mayoría de los protagonistas son animales, se puede ver con claridad que es una imitación de Esopo y sus únicas intenciones son divertir y enseñar, usando un estilo claro, conciso y sin a penas adornos retóricos.

Su obra es conocida con el título de Fabulae Aesopiae, agrupada en 5 libros que contienen 93 composiciones originales, aunque se conservan unas 143 fábulas de Fedro.
Las primeras fábulas, libros I y II, se inspiran en Esopo, como El lobo y el cordero o La zorra y el cuervo. 
De los libros IV y V destacan Los vicios humanos y El parto de los montes.

Ulteriormente, del siglo IV destaca Aviano, el cual compuso casi 50 fábulas, copiándose de Fedro. Aviano alcanzó mayor repercusión en la Edad Media y en el Neoclasicismo que en su época.
De los fabulistas modernos destacan el francés La Fontaine y los españoles Tomás de Iriarte y Félix María Samaniego, que contribuyeron con sus versiones a popularizar las composiciones de Fedro.


LA FÁBULA: FEDRO



La fábula es una narración breve, generalmente en verso, de carácter alegórico y con una clara intención moral. Los protagonistas son generalmente, animales que se comportan como humanos y reflejan así los vicios y defectos de los hombres.

Este género literario es de origen popular. En Grecia, adquirió el rango de género literario por obra de Esopo. Se supone que Esopo fue un esclavo que vivió en el siglo VI a.C. y se le describe como un ser deforme y grotesco.
A él le fueron atribuidas todas las narraciones de este tipo, de forma que se le consideró el "inventor" del género de la fábula.

Fedro vivió en Macedonia en el siglo I d.C. Este autor fue ignorado en su época, es por ello que se desconoce casi toda su vida . Fue esclavo de Augusto, aunque este después le liberó. Fue desterrado de Roma y se le impidió publicar porque sus dos primeras obras hicieron sentir al ministro de Tiberio, criticado. Cuando Sejano murió, Fedro volvió a Roma y criticó a la sociedad romana en sus fábulas.

Las fábulas de Fedro una reivindicación satírica del pueblo frente a la aristocracia y los privilegios de ésta. Son una imitación de Esopo, ya que también contiene una moraleja y los animales son los protagonistas. Su estilo es clave, conciso y sin adornos retóricos.

Su obra se conoce con el título de Fabulae Aesopiae y están agrupadas en 5 libros de 93 composiciones originales. Con las del Appendix Perottina y otras de colecciones medievales, conservamos 143 fábulas de Fedro. Las primeras fábulas, la de los libros I y II, se inspiran más en Esopo, como la de El lobo y el cordero, El ciervo ante la fuente... En los libros IV y V, destacan La zorra y las uvas, Los vicios humanos...
Después de Fedro, hubo un imitador que escribió fábulas en la lengua latina, Aviano, que compuso casi 50 fábulas copiando a Fedro.
Los fabulistas modernos más destacados son, sobre todo, el francés La Fontaine y los españoles Tomás de Iriarte y Félix María Samaniego , que han contribuido a la difusión de estas composiciones.
La fábula es una narración breve, escrita en verso, de carácter alegórico y con una clara intención moral. Los protagonistas son, normalmente, animales que se comportan  como humanos y reflejan así los vicios y defectos de los hombres.
Es de origen popular. Nació entre los pueblos de Asia Menor, pero fue en Grecia donde adquirió el rango de género literario por obra de Esopo.

Gayo Julio Fedro vivió en el siglo I d.C., nació en Macedonia y llegó a roma como esclavo de Augusto.
En los primeros libros que publicó , Sejano, el ministro de Tiberio, se sintió aludido y criticado, por lo que Fedro fue desterrado y se le prohibió  seguir publicando. Cuando murió Sejano, regresó a Roma y reemprendió su obra literaria.
 Las fábulas de Fedro constituyeron una especie de reivindicación satírica del pueblo más humilde. Sus fábulas constan de un relato breve y una moraleja. La mayoría de loa protagonisas son animales.
Son claramente imitación de Esopo y él mismo así lo advierte en el prólogo del libro primero.
Su obra so conoce con el título de Fabulae Aesopiae y están agrupadas en 5 libros de 93 composiciones originales. Con las del Appendix Perottina y otras de colecciones medievales conservamos 143 fábulas de Fedro.
Las primeras fábulas, la de los libros I y II, se inspiran más en Esopo, como la de El lobo y el cordero, El ciervo ante la fuente... En los libros IV y V, más tardíos destacan La zorra y las uvas, Los vicios humanos...
Después de Fedro, hubo un imitador que escribió fábulas en la lengua latina, Aviano, que compuso casi 50 fábulas copiando a Fedro.
Los fabulistas modernos mas destacados son, sobre todo, el francés La Fontaine y los españoles Tomás de Iriarte y Félix Mª Samaniego, que han contribuido a la difusión de estas composiciones.

Roma y El Lacio

ROMA Y EL LACIO

1" moza

Lacio Y Roma

ROMA Y EL LACIO

Roma y El Lacio.

Roma y Lacio

LOS SIETE REYES ROMANOS

jueves, 8 de noviembre de 2018

La fábula. Fedro

La fábula se caracteriza por ser una narración breve y de carácter alegórico con una clara intención moral. Los protagonistas son animales con actitudes humanas que reflejan los vicios y defectos de los hombres, tratando de corregirlos, para ello van acompañadas de una moraleja.
Este género es de origen popular, nacido en pueblos de Asia Menor siendo en Grecia donde obtuvo el rango de género literario creado por Esopo, quien fue un esclavo que vivió en el sigo VI a. C. . Éste era un hombre deforme y grotesco, pero de gran inteligencia y habilidad narrativa. Se le atribuyen todas las narraciones de este tipo, considerándolo el creador de este género, la fábula, de modo que cualquier fábula en la que intervengan animales se le denomina esópica. Están escritas en prosa.

Gayo Julio Fedro vivió en el siglo I d.C. y posiblemente hasta el reinado de Nerón. Fue ignorado en su época y por ello lo que se sabe de él ha sido sacado de sus obras. Nació en Macedonia, al norte de Grecia y llegó a Roma como esclavo de Augusto, después lo liberó pasando a ser Augusti libertus.
Sejano, ministro de Tiberio, se sintió criticado y aludido en los dos primeros libros que Fedro publicó y por ello se le prohibió seguir publicando además de ser desterrado. Tras la muerte de Sejano, volvió a Roma y retomó su actividad literaria, criticando con las fábulas los vicios de la sociedad romana.

En cuanto a su obra y estilo, las fábulas de Fedro supusieron una reivindicación satírica del pueblo humilde frente a los poderosos, privilegiados y aprovechados (que suelen aparecer vistos de forma grotesca).
Las fábulas están compuestas por un relato breve y una moraleja, que algunas veces puede preceder o seguir a la narración central. Los protagonistas suelen ser animales.
Son imitación de Esopo, él lo admite en el prólogo de su primer libro, en el que pretende a través de la fábula divertir y enseñar. Estilo claro, conciso y sin grandes adornos retóricos.
Su obra es conocida como Fabulae Aesopiae, se agrupan en 5 libros con 93 composiciones originales. Se conservan 143 fábulas de Fedro con el Appendix Perottina y otras medievales.
Las fábulas I y II (las primeras) se inspiran en Esopo, por ejemplo El ciervo ante la fuente, La zorra y las uvas y El parto de los montes, entre otras.

En el siglo IV, después de Fedro, el imitador Avino escribió fábulas en lengua latina y compuso casi 50, imitando a Fedro.

Fedro se convirtió en autor escolar  en los primeros cursos de latín, pues resultaba por su sencillez muy apropiado. La fábula como género literario ha tenido gran proyección y pervivencia. Es el caso de fabulistas modernos como el francés La Fontaine y los españoles Tomas de Iriarte y Félix Mª Samaniego.



LA FÁBULA DE FEDRO - DAVID GUILHERME

 La fábula como género es una narración breve, generalmente en verso, de carácter alegórico y dispone de una condición moral. Trata de corregir estos vicios y por eso suele ir acompañada de la correspondiente moraleja
El genero literario de Fedro es de origen popular. Nació entre los pueblos de Asía Menor, pero fue en Grecia donde adquirió el rango de género literario por obra de Esopo. 
Esopo fue un esclavo que vivió en S. VI a.c y se le describe como un deforme y grotesco pero de gran inteligencia y habilidad narrativa.
En la literatura Latina el introductor del género es Fedro, aunque también conocemos a Horacio.
Gayo Julio Fedro vivió en el siglo I D.C., probablemente hasta el  reinado de Nerón. Nació en Macedonia (Norte de Grecia) y llegó a Roma como esclavo de Augusto, después paso a ser Augusti libertus, como él declara en sus libros.
En los dos primeros libros que publicó, Sejano, el ministro de Tiberio se sintió ofendido y mando desterrar a Fedro y prohibirle escribir. 
Sus fábulas constan generalmente de un relato breve y una moraleja, que unas veces precede y otras sigue la narración central. La mayoría de los protagonistas son animales. Además el estilo que utiliza es claro, conciso y sin grandes adornos retóricos.
Su obra se conoce como Fabulae Aesopiae  y están agrupadas en 5 libros que comprenden 93 composiciones originales. Con las del Appendix Perottina y otra de coleciones medievales, conservamos 143 fábulas de Fedro.
Dado que Fedro se convirtió en autor escolar en los primeros años de latín porque resultaba por su ser muy apropiado. La fábula como género literario ha tenido gran proyección y pervivencia. Es el caso del Frances La fontaine y los españoles Tomás de Iriarte y Felix Mª Samaniego.  Estos se consideraban Fabulistas Modernos.

Resultado de imagen de fedro
La FÁBULA, es una narración corta, compuesta en verso, de carácter simbólico y con una intención ética. Se componen de personajes que principalmente son animales que actúan como personas y muestran los vicios y defectos de estas. Tienen la finalidad de corregir los vicios y suelen finalizar con una moraleja.

Son de origen popular y procedentes de Asia Menor, pero en Grecia tuvo mayor prestigio gracias a Esopo.
Esopo fue esclavo en el siglo VI a. C. con  gran capacidad narrativa y al cual se le atribuyen las composiciones de este tipo y cualquier fábula en la que aparezcan animales se les denomina "esópica" 
En cuanto a la literatura latina el introductor fue Fedro pero también podemos encontrar composiciones de Horacio.


Gayo Julio Fedro vivió en en siglo I d. C. , nació en Macedonia y llegó a Roma como esclavo de Augusto. Finalmente fue liberado y se declaró como " Augusti libertus" 
Debido a sus primeras composiciones fue desterrado y se le prohibió publicar ya que el ministro de Tiberio se sintió aludido en esas obras. Cuando Sejano murió Fedro volvió a Roma y volvió a escribir.

Las fábulas de Fedro fueron una especie de reivindicación satírica del pueblo hacia los ricos. Sus composiciones constan de un relato breve finalizado con una moraleja y en la cual los protagonistas son animales. Trata de imitar a Esopo y el mismo así lo dice, también añade que escribe para divertir con un fin didáctico. Su estilo se define como sencillo y breve sin adornar.

Su obra se conoce como Fabulae Aesopiae , agrupada en 5 libros con 93 fábulas originales. Junto a esta se conservan alrededor de 143 composiciones. Al analizar el libro nos encontramos con dos grupos; en el primero encontramos del libro I al III, en los cuales se destaca la inspiración en Esopo y del libro IV al V, que son obras más tardias.

Después de Fedro nos encontramos a Aviano, que fue un imitador de las fábulas latinas de Fedro, compuso alrededor de 50 obras. Estas composiciones alcanzaron gran fama en la Edad Media y en Neoclasicismo.

Finalmente en los fabulistas modernos podemos encontrar un compositor francés, La Fontaine; y dos compositores españoles, Tomás de Iriarte y Félix María Samanieg

martes, 6 de noviembre de 2018

La fábula de Fedro.

Fábula de La zorra y las uvas.
La fábula como género literario es una narración popular en verso con una intención didáctica y moral. Los protagonistas de estas narraciones son a menudo animales con comportamientos de humanos. También suele ir acompañada de una  final.

Este género es de origen popular y por eso se cree que nació en Asia Menor, pero no fue hasta llegar a Grecia donde adquirió su explendor por obra del autor Esopo. Este autor fue nombrado el inventor del género y cualquier fábula es declarada hoy como esópica. Por otro lado, en la literatura latina, el introductor de la fábula es Fedro.

Gayo Julio Fedro vivió en Macedonia en el s. I d.C, posiblemente hasta el reinado de Nerón. En su tiempo, este autor fue ignorado y es por eso que se desconoce casi toda su vida, y lo que se sabe es por sus obras. Fue esclavo de Augusto, pero posteriormente, este le haría libre (Augusti libertus). También sabemos que fue desterrado de Roma y se le impidió publicar porque sus dos primeras obras hicieron sentir a Sejano, ministro de Tiberio, criticado. Pero cuando Sejano murió, Fedro volvió a Roma y continuó escribiendo críticas sobre la sociedad romana en las fábulas.

En cuanto a obra y estilo, las fábulas de Fedro fueron una reivindicación satírica del pueblo frente a la aristocracia y los privilegios de esta. Son claramente imitación de Esopo, ya que tambíen tiene moraleja y animales como protagonistas. Su estilo es clave, conciso y sin adornos retóricos.

Su obra se conoce con el título de Fabulae Aesopiae y se agrupan en 5 libros con 93 composiciones. En total, junto con Appendix Perottina y otras colecciones del medievo, se conservan 143 fábulas de Fedro. Las primeras fábulas (libro I y II) se centran más en las de Esopo: El lobo y el cordero, La zorra y el cuervo, etc. En los libros IV y V destacan La zorra y las uvas, El parto de los montes, etc.

Después de Fedro, hubo un imitador en el siglo IV (Aviano) que compuso 50 fábulas. Y hoy, destacan el frances La Fontaine e Iriarte y Samaniego en España.

domingo, 4 de noviembre de 2018

La fábula. Fedro

Gayo Julio Fedro (15 a.C-70)
La fábula se trata de un género de narración conciso, normalmente compuesto en verso, de carácter metafórico y con intención didáctica. En ella, los personajes principales suelen ser animales que actúan como personas y plasman los vicios y defectos de los seres humanos. El objetivo principal es corregir esos vicios y defectos mediante una moraleja, que suele ir tras la fábula.
 Su origen es popular y probablemente nació en Asia Menor, pero fue en Grecia donde tuvo su gran éxito de la mano de Esopo. Este se trataba de un esclavo del siglo VI a.C que destacó por su gran inteligencia y capacidad narrativa. Se le considera el "creador" de este genero hasta nombrar esópica a cualquier fábula en la que aparezcan animales.
En el caso de la literatura latina, Fedro fue el autor que introdujo el género.

Gayo Julio Fedro nació en Macedonia, al norte de Grecia y vivió durante el siglo I a.C seguramente hasta el imperio de Nerón. Llegó a Roma como esclavo de Augusto y este posteriormente le liberó, autoproclamándose Fedro como liberto de Augusto o Augusti libertus. Tras la publicación de sus dos primeras obras, el ministro de Tiberio (emperador romano), Sejano se sintió ofendido y Fedro fue desterrado además de que se le vetara continuar con la publicación de sus libros. Cuando este ministro murió, Fedro volvió a Roma y retomó lo que le habían prohibido anteriormente.

En general, las fábulas de Fedro sirvieron como reivindicación satírica del pueblo hacia los más poderosos, representados desde el lado más burlesco. Sus fábulas se constituyen de una narración corta y una moraleja que puede ir antes o después del relato. En su mayoría los personajes principales suelen ser animales. Se tratan visiblemente de una imitación de las obras de Esopo, lo cual avisa en el prólogo del libro primero donde además explica que su propósito es entretener y adoctrinar con ellas.

Su obra es conocida como Fabulae Aesopiae y está reunida en 5 volúmenes que contienen 93 fábulas originales. Gracias a otras colecciones como la del Appendix Perottina, en total se preservan unas 143 fábulas del autor. Si analizamos sus libros I y II, podemos ver la influencia de Esopo  en  El lobo y el cordero o El ciervo ante la fuente. En los libros IV y V, destacan otras como La zorra y las uvas o El parto de los montes.

Posterior a Fedro, apareció un imitador en el siglo IV cuyo nombre era Aviano. Este compuso alrededor de 50 fábulas plagiando a Fedro.
Debido a que Fedro se convirtió en autor escolar de los primeros cursos de latín por su apropiada sencillez, la fábula considerada como género literario ha tenido gran propulsión y pervivencia. Esto se puede ver con el autor francés La Fontaine o con los españoles Tomás de Iriarte y Félix María Samaniego.