viernes, 17 de noviembre de 2017

La colonización griego en la península iberica.

Crátera de cerámica procedente de la necrópolis
 ibérica Los Nietos ( Cartegena)
Debido a la búsqueda de metales, al problema de superpoblación y la escasez de tierras, los griegos veían bien la colonización. Inicialmente las colonias griegas tenían mercados de carácter agrícola, aunque más tarde se convirtieron en colonias comerciales.

En la primera mitad del siglo VI a.C. llegaron los navegantes samios y posteriormente los foceos a Tartessos. También se recogen cierto número de colonias griegas (Mainake) en la costa meridional española, pero no se sabe con exactitud su localización. De estas solo están comprobadas arqueológicamente la actua Denia (Hemeroskopeion) y Alicante (Akra Leuke).

Tras la batalla de Alalia, los foceos debieron evacuar Cócega y buscaron refugio en Massalia (Marsella) y Emporion (Ampurias), que ya habían sido fundadas.

Al otro lado del "Súcron", hacia las bocas del "Iber" se hallaba Segunton, y en sus cercanías estaba Cherrónesos, Oléastron y Kartalías. Siguiendo el "Iber" se encontraba Dertossa y al norte Empórion, donde se encontraba Rhóde, lugar de los emporitanos.

La colonización griega en la península ibérica

Península ibérica 
La Grecia arcaica, aparte del interés por la búsqueda de metales, tenían un problema de superpoblación y escasez de tierra por lo que se veía en la colonización una parte de salida de la población. Las colonias griegas tuvieron un carácter agrícola y poco a poco fueron esencialmente colonias comerciales.
La llegada a Tartesso de unos navegantes samios y la posterios de foceos  fueron recibidas por Argantonio (a mitad del siglo VI a.C.) se recoge en algunas fuentes clásicas varios números de colonias griegas fundadas en la costa meridional española, como Mainake, (atribuído a Menesteo, rey legendario de Atenas, podría identificarse con el Puerto de Santa María); sólo están comprobadas arqueológicamente las de la costa oriental, como Hemeroskopeion (Denia) y Akra Leuke (Alicante).
Tras la batalla de Alalia los foceos debieron evacuar Córcega, y buscaron refugio en Massalia y Emporion. Las circunstancias de la fundación de la cercana Rhode (Rosas) no han podido establecerse con certeza.

viernes, 10 de noviembre de 2017

EUROPA

Resultado de imagen de rapto de europaDice la leyenda de la mitología griega, que Europa, una muchacha según describe el relato de buen parecer, buena , hasta puede que algo ingenua, hija de Agenor, gustaba mucho de ir a jugar con las doncellas a la playa.

Zeus, Dios del cielo y de la tierra, se fijo con buenos ojos en la joven, hasta tal punto que un dia que la muchacha estaba con las demás jóvenes , el dios optó por convertirse en un gran toro blanco, y se acercó a Europa. Todas las donccellas al verlo se turbaron y hulleron , mas el toro logró llamar la atención de la joven Europa y lo empezó a acariciar y hasta se montó en el lomo de aquella majestuosa bestia.

Las demas jóvenes al verla también se quisieron montar en el animal , mas este aprovechó la ocasión y se alejó rapidamente de aquel lugar nadando,con la ingenua jóven en su lomo,con su cesta con flores en su mano.

Este seria el mito del rapto de Europa.Dice también que su padre mandó a sus hermanos a buscarla sin éxito , el cual , el que más destacó puede ser Cadmo, futuro fundador de la ciudad de Tebas y aliado del Dios de la guerra Ares .

El rapto de Europa

El rapto de Europa de Rembrandt
Europa. hija del rey Agenor, estaba un día en la playa con sus amigas cuando fue vista por Zeus, quien se sintió atraído por la belleza de la joven. Para acercarse a ella sin levantar sospechas el dios convirtió en un toro blanco y resplandeciente. Con esta forma Zeus se acercó y se sentó a los pies de Europa. Ella temerosa en un principio por la presencia del animal, poco a poco fue cogiendo confianza y empezó a acariciarlo. Fue tanta la confianza que cogió que llegó a sentarse en el lomo del animal, el cual aprovechó la ocasión para levantarse y entrarse en el mar llevándose a Europa consigo, sentada en su lomo y aferrada a sus cuernos. A través del mar ambos llegan hasta la isla de Creta. Europa nunca regresó con su familia. Agenor, que amaba a su hija por encima de todo decidió mandar a sus hermanos a buscarla. Cadmo se puso en camino hacia Grecia ya que era el más listo de ellos. Pensó irse a Delfos y decirle al oráculo para que le dijera donde estaba su hermana. Allí, Pitia la sacerdotisa le dijo que no buscara a su hermana porque no la encontraría y que si la encontraba le supondría una desgracia. También le dijo que le diera un puntapié a una vaca que tuviera una mancha en forma de luna en el costado y que donde cayera fundara una ciudad. Y así lo hizo, Cadmo fundó la ciudad de Tebas.
De camino, Cadmo se encontró con la serpiente de Ares pero Palas Atenea llegó para decirle que la matara y sembrara sus colmillos. De ahí salieron hombres para pelear. Cadmo siguió y no encontró nunca a su hermana pero si encontró a una mujer con la que pasó el resto de su vida, Harmonía. Todos sus hijos fueron infelices, se suicidaron o cayeron en locura. 
 

jueves, 9 de noviembre de 2017

La educación en Roma

Resultado de imagen de educacion en la antiguedad
Maestro romano junto a sus alumnos
Desde el momento en que nacías en la sociedad romana, corrías el peligro de morir. Si nacías mujer o tenías problemas de alguna índole, te abandonaban a tu suerte. Si en cambio nacías varón, a los ocho días celebraban su nacimiento junto a la gente, quienes le dotaban de un nombre propio (los niños romanos contaban con tres: el nombre de pila, el apellido y el verdadero). Dado que cargaban con nombres importantes, debían tomar responsabilidades desde su infancia, donde se les criaba como en una unidad militar. 
Las familias estaban compuestas por un paterfamilias, quien tenía todos los poderes consigo, y podía castigar con la muerte a su mujer si esta le era infiel. Las mujeres siempre dependían de los hombres, y estos se deshacían de todo derecho sobre ellas al entregarlas en matrimonio. Las madres eran apodadas como domina, y estas no trabajaban mucho, salvo para vigilar a los esclavos. También se dedicaban a tejer ropas para su marido e hijos, y vivían dentro de las dotnus, las casas, donde rara vez recibían visita. Y allí se criaban los hijos.
Los hijos aprendían que nunca debía extinguirse la llama de su hogar en honor a la diosa Vesta, y que en las paredes reposaban iconos de espíritus domésticos que protegían el hogar. En la puerta vigilaba Juno, y montando guardia residían los Manes, los fantasmas de los antepasados que protegían a sus familias después de la muerte. La religión que se les impartía les mantenía disciplinados, obligándoles a acatar las normas al pie de la letra y a rezar para lograr fines prácticos a diferentes dioses. El padre se encargaba de enseñar al hijo la cultura y formaba su carácter, disciplinándolo para mayor obediencia a partir de los seis o siete años.
Las materias que se impartían eran tales como la lectura, escritura, gramática, aritmética e historia. Utilizaban tinta sacada del zumo de raíces y escribían en tablillas de madera, a falta de pergaminos y papel. Usaban la lengua únicamente para aprender leyes y de códigos, siendo el griego una lengua mucho más rica y flexible. La historia había pasado oralmente de padres a hijos a través de relatos imaginarios de dioses y héroes, que reforzaban la historia de su patria. No fue si no hasta que Livio Andrónico tradujo la Odisea al saturnio, una lengua similar al latín, y viendo que divertía a los romanos el Gobierno reconoció a los poetas como ciudadanos reconocidos y les permitió unirse en un gremio con sede en el templo de Minerva del Aventino. 
En cuanto a las Matemáticas, utilizaban símbolos, prefijos y sufijos, siempre con gestos y sin limitaciones en la escritura, y así contaban los romanos. Más parte se pasaría a un sistema decimal más complejo y perfilado. La Geometría comenzó a enseñarse gracias a los griegos, dado que los romanos solo la empleaban para las construcciones rudimentarias. La gimnasia llegaría a su vez con los griegos, y la única forma de entrenamiento de los niños romanos sería en el ejército, donde son devueltos a sus familias años después si sobrevivían. A su vez no se creía en la medicina, dado que para ellos un virus era un castigo divino, que bien podía ser pasajero, o bien no tenía cura. Para cada dolencia había una oración, como a La Virgen de la fiebre, a la que todavía hoy el pueblo romano se dirige.
En el único momento libre que los jóvenes romanos tenían entre clases, los padres les conducían a la curia, ante el Foro, donde la Asamblea celebraba sus sesiones o senatoconsulti, y escuchaban debatir los grandes problemas del Estado, de la Administración, las alianzas, las guerras, y así desarrollaban su capacidad en la oratoria. Por otra parte, estaba el Ejército, quien acababa perfeccionando en su totalidad a los romanos. Cuanto más rico era un ciudadano, más impuestos y años de servicio debía realizar. Y, por lo tanto, solamente los ricos podían emprenderla dado que podían pasar más tiempo lejos de la propiedad o de la tienda. Pero quien prefería tener el derecho a votar, debía antes haber sido soldado. Para ello debía ser miembro de una centuria, las cuales formaban parte de la Asamblea Centuriada. Estas se conformaban en cinco clases.
La primera se encontraba bien equipada con escudos, lanzas, yelmos y demás armas, al igual que la segunda clase. La tercera y la cuarta no contaban con instrumentos de defensa, y la última, la más perjudicada, únicamente contaba con palos y piedras. La unidad fundamental era la legión, donde el cónsul dirigía una gran parte de los soldados. Cada legión tenía su estandarte y procuraban guardarlo del enemigo, defendiendo su patria con su vida por una cuestión de honor. Sin embargo, la disciplina del ejército era extrema, y el cobarde y el desobediente eran cruelmente castigados. Los generales podían decapitar a sus soldados, y a los cobardes se les cortaba la mano.
La comida era pobre, y consistía en pan y legumbres. Se unían al ejército en la adolescencia, con dieciséis años, donde eran duramente formados bajo un régimen estricto. Los soldados no le temían a la muerte, y lo veían como sacrificio más para defender su patria.

La educación en Roma

Cuando se nacía en Roma si no eras un hombre se corría el riesgo de ser abandonado,los hijos varones y sanos eran recibidos con una ceremonia.Estos recibían un nombre individual, otro nombre de la gente y por último el de su familia, como se repetían se les daba un sobrenombre para distinguirse.

Desde pequeños se les enseña la importancia de la familia como unidad dirigida por el paterfamilias(persona que controlaba los bienes de la casa y que siempre era un hombre)en esta época las mujeres estaban subyugadas a un hombre.La mujer se encargaba de dirigir a los esclavos que servían en la casa y al cuidado de los niños.
La casa era el lugar donde se educaba a los hijos,los cuales crecían rodeados de una religiosidad que servía para disciplinarlos,el padre era el que impartía las materias(escritura,lectura,historia..)
La historia pasaba de padres a hijos oralmente y las matemáticas consistían en pequeñas operaciones de cálculo.Debido a la severidad de su lengua no estudiaban literatura quien quería leer poesía o novelas tenía que aprender griego una lengua más apropiada para estas necesidades.
Trabajan en el campo para fortalecerse e incluso algunos acababan en el ejército,entrar en este era necesaria para poder votar y servía como último paso para su formación.El ejército se dividía en cinco clases,la primera estaba formada por infantería y caballería al igual que la segunda clase, la tercera y la cuarta no tenían nada para defenderse y la quinta y última solo poseía palos y piedras. Aunque la unidad más importante era la legión la cual estaba dividida en dos centurias, en la legión se torturaba a los cobardes y se ingresaba a los dieciséis años para acabar su formación.  

La educación en Roma

Todo comienza con el nacimiento. Si se nacía hembra o disminuido el padre del bebé podía abandonarlo en la calle, dejandolo morir.
El varon, bien acogido cuidaba de adulto la tumba de sus padres, gracias a su trabajo.
Mas tarde, si todo va bien, ese bebé es aceptado por la gente, con una ceremonia. La gente era un grupo de familias con un descendiente en común, que le otorgaban al niño su nombre, aunque los niños solían tener tres nombres: Su nombre de pila, el que de la gente y el de su familia, o apellido. A comparación con las mujeres, las cuales llevaban solo el nombre que la gente les ponía.Como por ejemplo Tulia o Cornelia.
En ocasiones se solía poner un cuarto o quinto nombre, debido a las repeticiones.
Cda niño que poseía ese gran nombre llevaba un gran cargo sobre sus hombros, del que dependía del paterfamilias, pues poseía todos los cargos, incluyendo hasta la dote de la esposa. LLegando incluso a matarla si esta le era infiel.
La mujer romana o "domina" se dedicaba principalmente a servir al marido, no disfrutaba de ningún otro ocio. Les enseñaban a honrar a la diosa Vesta. La casa romana servía de cuartel cuya principal función era formar a los hijos, que crecían con una gran religiosidad que lo disciplinaba. Exigiendole serle fiel durante toda su vida.
Toda esa educación de la mente del niño se realizaba hasta los 7 años y era trabajo de la familia. Hasta las "Guerras Púnicas" educar era trabajo del padre, que se encargaba de enseñar lectura, gramática. aritmética e historia. Escribían en tablilla con la ayuda de un zumo de varias raices. Se enseñaba una sintaxis severa. En historia se enseñaban antiguas leyendas como "La Eneida" "Anales máximos... etc"
Mas tarde la poesía estuvo presente en la antigua Roma, reconocida gracias a Livio, quien recitaba versos para entretener a los Romanos.
Los padres romanos preferían poner a trabajar a sus hijos antes de que hiciesen gimnasia, con el propósito de enviarlos más tarde al ejército, del que pocos volvían con vida. 
Los recreos estaban reglamentados y los niños, a la edad de siete u ocho años eran llevados a a la asamblea con la finalidad de escuchar los debates acerca del estado. 
Toda esta educación culminaba con el ejercito. Quien quisiera votar tenía que haber sido soldado anteriormente. La centuria era el maximo cuerpo legislativo del estado y estaba dividido en cinco clases: La primera tenía  noventa y ocho centurias, de las cuales dieciocho eran de caballería y el resto de infantería pesada. La segunda clase era idéntica a la anterior. La tercera y la cuarta carecían de todo instrumento de defensa. En la quinta hacían uso solamente de piedras. Cada legión tenía su estandarte yera cuestión de honor para cada soldado impedir que cayese en manos del enemigo.
Al principio la legión estaba dividida en falanges, seis solidas lineas de quinientos hombres cada una. Mas tarde se empezó a dividir en centurias. 
Los niños romanos empezaban a alistarse a la edad de 16 años, en plena adolescencia, donde eran acogidos por el  regimiento. Allí se les formaba, con  disciplina  dura y  trabajo pesado. Los jóvenes no tenían miedo de morir, no consideraban a la muerte un gran sacrificio y la afrontaban con desenfado.



La educación en Roma

Niños romanos
En la Roma de la Antigüedad, cuando nacía un bebé este corría el peligro de ser abandonado por su padre si era niña o si sufría alguna minusvalía. Si era varón y cumplía los requisitos necesarios el bebé era recibido a los ocho días después de nacer por la gente (grupo de familias con el que compartían un antepasado). Era nombrado entonces con un nombre individual o de pila, uno "verdadero" dado por la gente y un apellido. Como los nombres se repetían constantemente, era necesario añadir después un sobrenombre.
Desde pequeños se les enseñaba que la familia era una unidad militar, cuyos poderes descansaban en la figura del padre, denominado paterfamilias. Este era el propietario de todo, incluso de la dote de su esposa y podía matarla si ella le robaba o engañaba. Tenía el mismo derecho sobre los hijos, los cuales también podía vender como esclavos si quería. Las mujeres siempre dependían de un hombre, pues cuando no estaban bajo el poder del padre pasaban a depender del marido. 
La madre (domina) estaba en el gineceo, al igual que ocurría con las mujeres griegas. Había grandes diferencias entre hombres y mujeres, pues estas no podían asistir al teatro o al circo, debían permanecer tejiendo ropa para sus hijos y su marido, y dirigir y vigilar a los esclavos que trabajaban en casa (domus). 
Se confiaba a la familia la instrucción en la cultura de los hijos. La Historia se enseñaba con relatos imaginativos para atraer la atención de los chicos, como la historia de Eneas, Amulio y Numitor, etc; debido a que explicaban hechos importantes.
Los niños romanos no tenían literatura que leer por lo que estudiaban Matemáticas y Geometría. Además, para su preparación y fortalecimiento físico, trabajaban en el campo para después ser entregados al Ejército. A la edad de 16 años eran duramente disciplinados y entrenados, por lo que preferían el combate y afrontaban con gran desenfado la muerte. Cabe añadir que tampoco les enseñaban Medicina, pues si enfermaban era por voluntad de los dioses, que eran quienes causaban los males a los hombres.
Livio Andrónico (Lucius Livius Andronicus), que fue un esclavo griego, tradujo La Odisea de Homero al latín y al pueblo romano le gustó tanto que consiguió recibir la ciudadanía. Fue a partir de este hecho cuando los romanos comenzaron a tener literatura que leer.

La educación en Roma.

La educación en la Antigua Roma, comenzaba el día en el que se venía al mundo, desgraciadamente si en esta sociedad se nacía hembra o con alguna minusvalía, el padre tenía todo el derecho de arrojar al recién nacido a las calles donde solo le faltaba morir.
La educación recaía solamente en el hijo varón sano y fuerte, ya que este podía ayudar a sus padres en sus labores.A este hijo varón se le daban tres nombres: el individual (nombre de pila), el nombre verdadero o propio y el de su propia familia (apellido). Sin embargo a las mujeres solo se les permitía tener un nombre.
En la casa, mandaba el pater familias, absolutamente todo ere de él, incluso los hijos, los cuales podían venderse como esclavos. Mientras tanto, lo mujer o la domina, se encargaba principalmente de vigilar a los esclavos y a realizar bordados para los hombres de la casa.
Los varones se formaban en casa y su formación empezaba con su introducción en la religiosidad de la época, ya que en las casas romanas se les rendía culto a numerosos dioses, ( dioses relacionados con las cosechas, con la familia, con la fertilidad , etc...). A una edad avanzada, al varón le instruía el padre o incluso los esclavos, las "asignaturas" que impartía eran: lectura, escritura, gramática, aritmética e historia. 
Por último y para terminar completamente su formación los jóvenes romanos debían alistarse al ejército, variando el tiempo de reclutamiento según la riqueza de la familia. Además si un joven pretendía estudiar o instruirse en una carrera pública temía que seguir estudiando durante diez años más.
Podemos observar que la educación en esta época además de ser desigual para hombres y mujeres, lo era también para familias con bajo nivel económico, ya que en ese caso la educación recaería a ser enseñada por el padre o en situaciones extremas, a no recibir ningún tipo de educación y trabajar en el campo desde la niñez 

El rapto de Europa

Oleo sobre lienzo de estilo renacentista italiano, por Tiziano.
En la Fenicia antigua, en el suroeste de Beirut se encontraba la ciudad de Tiro y el monarca de esta, Agenor. Agenor era hijo de uno de los tres dioses más importantes: Poseidón (sus otros dos hermanos eran Zeus y Hades). Poseidón era el hermano que reinaba sobre las aguas, Zeus gobernaba sobre el cielo y la tierra y Hades sobre los infiernos. 

Agenor tenía una hija hermosa, dulce y algo ingenua, la cual se llamaba Europa. Un día Europa jugaba en la orilla de la playa con sus amigas como de costumbre, cuando Zeus se enamoró de ella. Zeus empezó a observarla y con sus poderes se convirtió en un inmenso toro blanco con pelaje suave y aterciopelado. Seguidamente salió del agua y trotó hasta la orilla de la playa y quedarse a escasos metros de Europa. Todas sus amigas salieron corriendo algo asustadas, menos Europa, que se quedó observando al toro. El toro tenía la cabeza inclinada y sus ojos tenían una expresión tímida y embelesada. A pesar de tener enormes cuernos de piedras preciosas y un gran perigallo, era completamente manso y Europa hizo el ademán de acercarse a él. Europa lo acarició, él sentó su cabeza sobre ella y con valor Europa se montó sobre su lomo. Las otras chicas salieron de los escondites para, también, jugar con el toro. El toro no consintió esto, se dio media vuelta, corriendo saltó al agua y se alejó de la orilla nadando. Europa en su lomo se agarraba con una mano a un cuerno, y con la otra sujetaba su cesta de flores. Esta fue la última vez que sus amigas y familiares volvieron a ver a la bella Europa.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Alumnos romanos.
En la Roma de aquellos tiempos se vivía en peligro desde el momento que se venía al mundo.En particular el hijo varón era bien acogido viendo en él una ayuda para sus progenitores,en cambio en la mujer o quien tenía alguna enfermedad quedaba bajo el poder del padre, que en muchos casos era abandonada.
Si el hijo salía varón y sano se le celebraba una ceremonia, en la que recibía tres nombres: el individual, verdadero y propio y el de su propia familia.Las mujeres sólo recibían un nombre.
Desde pequeños se les enseñaba que en la familia los poderes estaban concentrados en el ``paterfamilias´´.

La religiosidad en la que crecía el chico romano, más que mejorarle tendía a disciplinarle. Lo que les interesaba no eran las intenciones, sino los actos de sus fieles que querían tener ordenados en los márgenes de las grandes instituciones, familias y Estado, de los cuales constituían los cimientos.

A partir de los siete años la educación era enseñada por los padres y no por el Estado, excepto en las casas acomodadas que quedaban bajo la responsabilidad de algún esclavo o liberto.
Las materias eran escasas y sencillas; lectura,escritura, gramática,aritmética o historia. Las palabras las escribían en una tablilla de madera cepillada, escrita con una tinta sacada del zumo de ciertas raíces.
Es importante decir que hasta aquel momento la historia había pasado oralmente de padres a hijos a través de relatos imaginativos. Por otro lado, los chicos romanos no tuvieron literatura para leer, puesto que habían aprendido a deletrear y saber de memoria aquellas leyendas.
A los chicos romanos tampoco se les enseñaba la medicina, pues consideraban que no eran los virus los que provocaban las enfermedades, sino los dioses.
El infinito perfeccionamiento a su formación lo daba el Ejército, practicamente solo eran los ricos quienes podían permitirse acceder al ejército, porque solo ellos podían pasar tanto tiempo lejos de la propiedad.
Se ingresaba en las filas a los dieciséis años pero la disciplina era tan dura para muchos de ellos que preferían el combate.        
 

La educación en Roma

Alumnos romanos escribiendo sobre pergaminos.
En Roma, el nacimiento de un varón sano era motivo de alegría, pues el nacimiento de una niña o un discapacitado, en ocasiones, conducía al abandono. Si todo salía bien, se realizaba una ceremonia para el recién nacido y se dirigían a los dioses para que guiasen su camino. Los niños tenían tres nombres; el nombre de pila, el nombre por el que era llamado y el "apellido" o nombre familiar. Las niñas, por el contrario, solo disponían de uno. La religión era la disciplina que conocían, y normalmente el padre se encargaba de la formación del  carácter de los niños (ocasionalmente se ocupaba algún esclavo), siendo además quien dirigía la unidad familiar (paterfamilias).

Las materias que aprendían eran lectura, escritura, gramática, aritmética e historia. No leían literatura puesto que primero debían aprender griego, ya que era una lengua mucho más flexible e idónea para la poesía. Escribían sobre tablillas de madera cepilladas, pero posteriormente lo hicieron sobre pergaminos. También, para que el niño se mantuviese activo, ayudaba al padre a trabajar o era enviado al Ejército. Este era el que completaba su formación, ya que era lo que le otorgaba el derecho a voto y lo que le condicionaba una carrera pública. Era una disciplina muy dura, el que era cobarde era azotado hasta morir, e incluso muchos quedaban discapacitados. Pero era la única manera que tenían de participar en asambleas, las mismas que escuchaban desde temprana edad para aprender. Ingresaban en filas a los dieciséis años y enfrentaban la muerte con desenfado, ya que no les suponía un gran sacrificio. No querían una vida llena de trabajos pesados; todos preferían el combate.

martes, 7 de noviembre de 2017

La educación en Roma

"Padre educando a su hijo"
Roma,donde ni siquiera los recién nacidos están a salvo,existiendo una diferencia entre los niños y las niñas.

Si se daba el caso de nacer en este último grupo(o como un disminuido);el padre tenía el ''derecho'' de poder abandonarte en la calle a merced de cualquier desdicha.


Pero si nacía un niño,a este se le celebraba una fiesta a los ocho días después de su nacimiento,ya que un varón,en un futuro;contribuiría a la economía familiar,les limpiaría y cuidaría sus respectivas tumbas para que pudiesen entrar en el Paraíso.



Durante la fiesta,la gente(que era un grupo de familiares descendientes de un mismo antepasado),le atribuía uno de los tres nombres. Este primer nombre solía ser el nombre de pila o individual (como Mario,Antonio,etc.),el segundo nombre que era el nombre de la gente o el verdadero nombre y propio.Y por último, el apellido.Las mujeres solo tenían un nombre.

Más adelante,a los niños y niñas se les inculcaban que debían honrar a los dioses,como Vesta,Juno,etc.A los niños,más que educación era para disciplinarles,enseñándoles que debían obedecer al padre y sacrificarse en la guerra y no temer a la muerte. En el caso de las niñas,ademas,debían ser fieles al marido y ser fértiles.

La educación de los niños estaba a cargo del padre y no por el estado como actualmente. El padre les enseñaba lectura,escritura,gramática,aritmética e historia,escribían en tablillas y con una pluma cuya punta era mojada en una tinta sacada de la raíz de una planta.

Los niños cuando contaban utilizaban los dedos,representando estos los números y su orden según su posición.

Pero lo mas importante para un joven romano era el ejercito. Aunque solo podían acceder las familias con dinero,los jóvenes "humildes",accedían a la Legión,pero no todos acababan ya que la disciplina era un arduo trabajo.












lunes, 6 de noviembre de 2017

La Educación en Roma

Alumnos romanos
La vida en la antigua Roma no era nada fácil. Mujeres o disminuidos podían ser arrojados a la calle, dando preferencia a los varones sanos. Este es un ejemplo de las tradiciones de las familias romanas, que se acompañan también de otras características, como: sus nombres largos e imponentes o el cabeza de familia o paterfamilias.

En su propia casa se le inculcaban los principios religiosos, como mantener encendida la llama del hogar que simbolizaba a Vesta. Además, era el pater quien educaba a sus hijos, no el Estado.

En cuanto a la educación, los jóvenes romanos comenzaban la escuela con ocho años y sus disciplinas eran sencillas: lectura, escritura, gramática, aritmética e historia. 
La lengua latina era de sintaxis severa, pero de ocas palabras. La historia se enseñaba de manera oral, con épica o poesía que se recitaba, así que no tenían literatura para leer. La matemática y la aritmética se ayudaba de los dedos. Esto es que, para contar, relacionaban un numero con una distinta posición de los dedos y manos, por ejemplo: V (el número 5) se representa con una mano abierta, o X(El número 10), con las dos manos abiertas y cruzadas.

Algo inimaginable para los alumnos de hoy en día, es que los alumnos romanos no tenían clase de gimnasia, y sus recreos consistían en escuchar los aburridos debates de la Asamblea. 

Lo fundamental para todo muchacho romano era su formación en el Ejército, aunque, prácticamente, eran los ricos los únicos que podían acceder. La unidad básica en el ejército era la legión. Cada una poseía un estandarte y lo defendían ferozmente. Tan dura era la disciplina, que para muchos la muerte no era un gran sacrificio.

La educación en Roma.

La vida en Roma era peligrosa, y esto comenzaba el día que se venía al mundo. Mientras que los niños gozaban de cierta seguridad, nacer niña o con alguna discapacidad, podía suponer tu muerte. Los padres eran libres de decidir si mantenerte o no con vida.


Los niños obtenían tres nombres: el "nombre de pila", el "nombre" de la gente y el "apellido". Por esto muchos tuvieron que añadirse un cuarto nombre para ser diferenciados de otros cuyos tres primeros coincidían. Las niñas solo obtenían el "nombre". Al obtener los nombres, también adquirían ciertas responsabilidades.

A estos niños se les educa en la creencia de que la familia es una unidad militar en la que el "paterfamilias" posee todo el poder.
También se les enseña que nunca podía extinguirse la llama del hogar, pues este representaba a la diosa de la vida, la Vesta. De las paredes colgaban iconos, que protegían la casa y los campos. En la puerta se encontraba Juno vigilando con sus dos caras. Y montando guardia, estaban los Manes, las almas de los antepasados. Muertos y vivos formaban un microcosmos económico, moral y religioso, donde el paterfamilias hacía los sacrificios y daba órdenes en nombre de los dioses.
La religiosidad en la que crecían estos niños, los disciplinaba. Los dioses a los que veneraban eran muy quisquillosos, tan solo les interesaban los actos de sus fieles, exigiendo su obediencia y el respeto de ciertas normas.


A partir de los seis años se comenzaba con la instrucción de la mente o educación, confiada a la familia. Las materias eran pocas y sencillas; lectura, escritura, gramática, aritmética e historia. La Historia había pasado oralmente a través de relatos imaginativos, leyendas históricas que estaban reforzadas por la poesía. Tras aprender a deletrear y saber de memoria las leyendas, pasaban a las Matemáticas y a la Geometría. Las primeras muy sencillas y la segunda arcaica. La gimnasia no existía, y los padres fortalecían los músculos de sus hijos poniéndolos a trabajar y metiéndolos al Ejército. Tampoco se enseñaba Medicina, pues no creían en los virus, sino que las enfermedades eran causadas por los dioses. Las horas de descanso estaban dadas por el padre, que tras el trabajo, conducía al niño al Foro, donde la Asamblea celebraba sus sesiones. Allí, desde bien pequeños oían debatir sobre los diferentes problemas que acechaban a su sociedad.


Pero el perfeccionamiento de su formación lo daba el Ejército. Del que incluso se dependía a la hora de entrar a una carrera pública o poder votar. Para tomar parte en la Asamble debían ser miembro de la centuria. La Asamblea Centuriada era el máximo cuerpo legislativo del Estado, dividido en cinco clases: La primera con noventa y ocho centurias: dieciocho de caballería y el resto de infantería pesada, armados con dos lanzas, un puñal, una espada, un yelmo de bronce, la coraza y el escudo, que faltaban, a la segunda clase, siendo idéntica en lo demás. La tercera y la cuarta carecían de todo instrumento de defensa. Los de la quinta iban armados solamente de palos y piedras.
La unidad fundamental de aquel ejército era la legión. Que en los primeros tiempos estaba dividida en falanges. Que posteriormente pasarían a ser grupos de dos centurias. Lo que constituía su fuerza era la disciplina. Y a esto ingresaban a los dieciséis años, alejándose de la dura disciplina y el trabajo pesado, y prefiriendo el combate.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Un "best-seller" sobre el Griego Clásico en los institutos

Andrea Marcolongo (foto. de Sergio Enríquez-Nistal)
«La primera reacción de cualquier alumno de instituto ante un texto griego oscila entre el terror y el miedo, hasta incluso el pánico». Andrea Marcolongo hace tiempo que dejó de traducir La odisea en clase, pero recuerda la sensación paralizante de enfrentarse a aquellos pasajes escritos en un alfabeto extraño. Y también el vértigo de asomarse a la Historia cuando se es menor de edad. «El griego lleva muerto más de 1.000 años y todavía sigue suscitando un miedo pavoroso en quien se acerca a él. Hasta tal punto que he llegado a pensar que el terror es una conditio sine qua non para su estudio», bromea.
Marcolongo (Milán, 1987) se ha convertido en uno de los fenómenos editoriales de la temporada en Italia después de vender 150.000 ejemplares de La lengua de los dioses. Nueve razones para amar el griego (Taurus). En el libro, que es más una colección de apuntes personales que un manual, la autora repasa el origen del idioma de nuestros tatarabuelos, sus singularidades, su evolución, su impacto en la cultura universal y su importancia como vehículo de pensamiento. Todo ello procurando no intimidar y sí hacer pensar. «He querido bajar el griego del pedestal y hacer ver que es accesible para cualquiera, no sólo para una élite», resume la helenista durante su estancia promocional en Madrid.
Quien vea el griego antiguo como una simple moda o una rareza debe saber que el idioma conserva intacto su prestigio intelectual, como corrobora la aparición de neologismos como xenofobia, nostalgia o televisión. Por no hablar de que algunas de las universidades más prestigiosas del mundo anglosajón (Harvard, Berkeley, CUNY) lo incluyen en su plan de estudios, y no como una polvorienta reliquia.
«Las razones para aprender griego antiguo son tan diversas como las personas que quieren aprenderlo», comenta Michael L. Konieczny, especialista en Lenguas Clásicas y Literatura en Harvard. A su juicio, que el griego sea un idioma valioso para alguien de Connecticut tiene que ver con «la continuidad» (al leer textos en griego antiguo participamos en una tradición de siglos y contribuimos a su transmisión a las generaciones futuras) y con «el conocimiento» (muchas personas se acercan a esos textos para entender cuestiones básicas sobre la condición humana: el amor, la muerte, la política, la guerra, la religión, etc.).
«¿Ha leído a Homero? Yo en griego, en West Point», le dice con suficiencia el coronel Gordon Tall (Nick Nolte) al capitán Staros (Elias Koteas) en la película La delgada línea roja. Antony Makrinos pertenece al departamento de Griego y Latín de la University College de Londres (UCL). También es el coordinador del campus de verano dedicado a Homero. No le extraña en absoluto que estudiantes de habla inglesa encuentren «beneficioso» estudiar lo que se escribió en papiro o mármol en el lejano Peloponeso. «En un mundo cada vez más deshumanizado, los clásicos ofrecen la única clave de lo humano», razona el docente.
Y es que el éxito de La lengua de los dioses está en las ventas y, sobre todo, en el descubrimiento de que un idioma extinto, diferente del griego contemporáneo, vuelve a interesar en estos tiempos donde sólo parece haber sitio para lo práctico. Para lo supuestamente útil, que en realidad es una forma poco elegante de referirse a lo que se puede comprar o vender.
«La cultura está para formar, no para producir clientes o consumidores», se rebela contra esa visión mercantilista Marcolongo. «Estudiar griego prepara para la vida de tres formas. Primero, porque es difícil. Yo rechazo la tentación contemporánea de la facilidad. La vida no es fácil, para conseguir cualquier cosa hace falta esforzarse; segundo, porque requiere tiempo, lo que choca con nuestra obsesión por la velocidad, por querer preparar una tarta con un tutorial de dos minutos en YouTube; y tercero, porque nos ayuda a conocernos mejor».
El griego antiguo permite expresar conceptos o ideas que no existen en ningún idioma. Es el caso del número dual (aplicable a los ojos o los amantes), el género neutro (que hace referencia a las cosas sin alma) o el optativo, un modo verbal que se emplea para expresar deseo.
Son algunas de las curiosidades que han encontrado los lectores italianos de La lengua de los dioses, entre los que se cuentan amantes de la antigüedad clásica ya canosos y también imberbes post millennials matriculados en el Liceo Clásico (una de las cuatro ramas de la enseñanza secundaria local). ¿Qué puede llevar con 14 años a elegir el griego antiguo en vez de asignaturas como robótica, estrategia digital o idiomas con los que sí se comunican en la actualidad millones de personas?
Rosa Mariño, vicesecretaria de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC) y profesora de griego en el IES Gregorio Marañón (Madrid), plantea esa misma cuestión a sus alumnos al principio de cada curso. «Como jóvenes humanistas que son ya, tienen intereses muy amplios y no entienden la pregunta», señala la docente a propósito de chavales que aspiran a convertirse en profesionales en áreas como Traducción e Interpretación, Historia, Arqueología, Filología, Periodismo, Derecho e incluso Criminología. Chavales que sienten curiosidad por cómo un término como hipócrita ha adquirido connotaciones negativas cuando en griego antiguo simplemente designaba al actor de teatro. Chavales que, sin embargo, se ven obligados a pelear por hacer valer su decisión en su propio entorno, donde sufren incomprensión.
«Compañeros que estudian matemáticas me dicen que las voy a necesitar en el futuro, pero el griego me hace pensar y me servirá para estudiar Traducción», admite Blanca Velasco. Alumna de Mariño de 17 años, subraya que lo griego sobrevive incluso en aspectos de la cultura popular: «Mucha gente no sabe que la imagen del fantasma con cadenas viene de allí».
Lo de las salidas profesionales parece importar poco en la Accademia Vivarium Novum. Situada a las afueras de Roma, es la impulsora de Athenaze, un método inductivo-contextual que propone enseñar griego a los niños de forma natural. Es decir, como si se tratase de una lengua tan viva como el inglés. Sin dar tanto la matraca con las reglas gramaticales y priorizando lo visual, a través de viñetas que cuentan la vida del entrañable campesino Diceópolis.
Athenaze se presentó en 2009. Cinco años después entraba en vigor la LOMCE en España. Hasta entonces, el Bachillerato de Humanidades contemplaba la obligación de cursar dos años de griego. Ahora es una troncal optativa en 1º y 2º. «En muchos centros públicos y privados ha desaparecido, amparándose en la autonomía pedagógica de la que gozan para fijar los planes de estudios (y no impartir esa materia es ahorrar en un profesorado que requiere además una fuerte especialización) o bajo el pretexto de que no hay suficiente demanda para formar grupo, cuando en algunos casos ni siquiera se ofrece en la matrícula y los alumnos tienen que cambiar de centro para seguir su vocación. Años de fuertes recortes en la educación pública han agravado aún más el problema», critica la profesora Mariño.
Marcolongo sostiene que estudiar griego imprime carácter en la forma de hablar, escribir y pensar. Que declinar (colocarle a un sustantivo o adjetivo el sufijo correspondiente a su función sintáctica) es más una cuestión existencial que lingüística. «En cierto modo, ir al Liceo Clásico es como ser el protagonista (sin saberlo) de las tragedias y comedias griegas: en ellas se guarda el sentido primitivo y feroz del hecho de estar en el mundo», afirma.
Seguramente el paseo lunar de Neil Armstrong no hubiera sido posible si en la NASA alguien no hubiera leído -o traducido- el mito de Ícaro.

Fuente:  artículo de José María Robles en el  El Mundo.

La educación en Roma

Alumnos recibiendo clases en Roma

En la Antigua Roma, los niños que nacían con enfermedades, problemas o incluso si nacían niñas, los padres podía deshacerse de él o ella si lo deseaba. Además esta opción se realizaba a menudo.
Pero por otras parte, si este nacía en perfecto estado seria cuidado para así más tarde poder recibir un beneficio. Este beneficio era que el niño podría aportar a la familia,ya fuera de tema económico como de tema religioso. En cuanto al tema religioso se creía que al morir alguien tenía que practicar culto para así acceder al paraíso.
En cuanto al tema económico el hijo comenzaba primero por una enseñanza que era impartida de la siguiente forma:
Para comenzar en casa se les enseñaba que siempre había que echar leña al fuego para que esta siempre estuviera viva. También el padre enseñaba al hijo disciplina pues no existían las escuelas públicas. Pero a partir de los 6 o 7 años esta enseñanza pasaba a ser más rigurosa y mental, pues se enseñaba la lectura, escritura, gramática, aritmética e historia. Para aprender todo esto se ayudaban de pequeñas tablillas de madera, papel de lino y pergaminos. Ellos no podían leer al igual que nosotros debido a que se sabían de memoria las historias ya que pasaban de generación en generación de forma oral. Por ello, pasaban a las matemáticas donde aprendían pequeños cálculos. Finalmente, no hacían gimnasia ni deporte físico como tal, creían que la mejor manera de poner el cuerpo en forma para tener fuerza era el trabajo agricultor o más tarde el trabajo como soldado del ejército. Todo esto era enseñado para hacer al hijo en futuro un trabajador con el que seguir el mismo nivel económico de la familia.
Aunque esta forma de aprendizaje parezca muy diferente,todo lo hemos aprendido y hemos mejorado gracias al legado que nos han dejado los romanos.






jueves, 2 de noviembre de 2017

"Los trabajos y los días"

Hesíodo fue un poeta griego en torno al 700 a.c. Fue considerado el primer filósofo de su tiempo. Puesto que se eleva por encima de las concepciones religiosas, aproximandose al termino filosófico que pretende interpretar la realidad por medio de categorias conceptuales permanentes. 
Su padre se dedicaba al comercio de cabotaje en Cumas. 
Hesíodo acabó enfrentado con su hermano Perses, debido a la herencia que recibieron. 
Cuenta que decidió hacerse poeta cuando se le aparecieron las musas al pie del monte Helicón, mientras él estaba con su rebaño.
Dentro de sus principales obras destacamos "Teogonía" y "Los trabajos y los días"

En Teogonía, Hesíodo nos relata como fue el origen del mundo.
Todo comienza con los dioses del cielo y la tierra (Urano y Gea) quienes procrearon a los titanes, unos monstruos feos, los cuales fueron desterrados al Tartaro por Urano, debido a su monstruosidad. 
Gea, queriendo recuperar a sus hijos ideó un plan para matar al padre de ellos. Cuando Urano volvió, Ctonos, el primogenito se le abalanzó mutilandole y tirando los restos al mar. De cada gota de sangre salieron las furias y la diosa Afrodita.
Cronos subió al trono, se casó con su hermana Rea y se comió a sus hijos para que estos no le destronasen. Pero no se comió a todos. Rea logró engañar a Cronos y salvar a Zeus, el más pequeño de ellos.  Este, cuando fue mas mayor hizo  vomitar a su padre. Que acabó expulsando  a todos sus hermanos. Lo que hizo que Zeus se quedase  como señor del Olimpo, hasta que la religión cristiana lo expulsase.

En esta historia se haya un estilo de fábula sobre  Grecia, ya que la victoria de Zeus puede considerarse una metafora. Refiriendose a la victoria de los pueblos del Norte

martes, 31 de octubre de 2017

Hesíodo: "Los trabajos y los días" + " Teogonía"

Hesíodo y la Musa

Hesíodo, fue un poeta de la Antigua Grecia y se estima que vivió sobre el año 700 a.C.
Se sabe poco de este autor, ya que los únicos rasgos de su vida se han obtenido de lo que él dice de sí mismo en sus obras. Lo único que podemos sacar en claro es que nació en Beocia, hijo de campesinos, pasó su adolescencia ayudando a su familia en estas labores.
Según las palabras del autor en sus obras, un día cuando estaba con un rebaño de ovejas en el monte, las musas se le aparecieron y le mostraron su futuro como poeta.

Las dos obras de las que vamos a hablar, " Los trabajos y los días"(consejos impartidos a su joven hermano Perseo) y la "Teogonía" (genealogía de los dioses griegos). Estas obras se creen que son verdaderamente de este autor y no atribuidas a él.

En la "Teogonía", Hesíodo nos cuenta como se originó el mundo de los dioses griegos, debido a que originalmente existían unos seres llamados titanes, estos serían los padres de los dioses que ya conocemos.

En ella se habla de un origen místico, la unión del Cielo y de Gea (la tierra) de esta relación surgieron los titranes, uno de ellos fue Cronos que se reveló contra su padre y lo mutiló. Después este tendrá varios hijos con una de sus hermanas, pero, justo al tenerlos, Cronos los devoraba. Sin embargo, uno de ellos escaparía y volvería para hacerse con el control del monte Olimpo y desterrar a Cronos.

Por otra parte "Los trabajos y los días", como ya hemos mencionado antes servían como "guía" par su hermano Perseo, sin embargo, esta obra posee ideas secundarias más esenciales. Hesíodo quería reflejar una Grecia en decadencia, donde el hombre estaba destinado únicamente al trabajo y la justicia estaba siendo corrompida.









Hesíodo: "Trabajos y Días" y "Teogonía"

Busto de Hesíodo
Hesíodo (Ἡσίοδος) fue un poeta de la Antigua Grecia, perteneciente al siglo VIII o VII a. C.  No nació en Beocia, aunque pasó su niñez y el resto de su larga vida allí, labrando un campo que no era demasiado generoso cerca de Tespias, concretamente en Ascras.  Para él, esta tierra solo era ingrata y avara, mientras que para los ojos de un turista podría haber sido agradable, un paisaje inspirador donde se podían contemplar el Parnaso y el Helicón, y donde Pegaso, el famoso caballo alado, emprendió el vuelo hacia el cielo. Esto se debía a que Hesíodo era hijo de padre y madre campesinos, no era aristócrata y ese terreno de trabajo era su única realidad. 
En Trabajos y Días (Ἔργα καὶ Ἡμέραι) Hesíodo nos da una visión de lo que se cree fue el siglo VII a. C, en el que Grecia comenzaba a salir de la miseria en la que la invasión doria de cuatro siglos atrás la había sumido. Está compuesta por los consejos que este le daba a su hermano Perseo, el cual se aprovechaba de su trabajo y se pasaba el tiempo burlándose de la sensatez de su hermano mayor Hesíodo. En esta obra también se menciona que fue una mujer (Pandora) la que trajo las desgracias a los hombres, y que dentro de cada mujer se esconde una Pandora. El poema muestra las cinco Edades del Hombre y gira en torno a la idea de que el trabajo es el destino universal del hombre, pues solo quien esté dispuesto a trabajar podrá con él. El trabajo es considerado el origen de todo el bien porque, al igual que los hombres, los dioses también odian a los holgazanes y perezosos.
Por otro lado, en Teogonía (Θεογονία) Hesíodo nos muestra cómo él, al igual que sus contemporáneos, creían que fue el origen del mundo, del cosmos y del linaje de los dioses. Se cree que Urano (Οὐρανός) y Gea (Γαῖα) engendraron a los Titanes, y que estos fueron mandados al Tártaro por su padre, es decir, al infierno. Gea, no conforme con esto, quiso matar a Urano, quien finalmente es derrocado por su primogénito Cronos (Κρόνος). Cronos le cortó los genitales a su padre arrojándolos al mar y su sangre mezclada con la espuma del mar dio lugar al nacimiento de la diosa Afrodita (Ἀφροδίτη). Tras esto, Cronos consiguió el trono y se casó con su hermana Rea (Ῥεία), con quien tuvo varios hijos, entre ellos, Zeus (Ζεύς). Este último fue el único al que Rea consiguió proteger, pues su padre, para evitar ser derrocado por uno de sus hijos como él hizo con el suyo, se comió a sus hermanos. Zeus consiguió liberarlos y se proclamó señor del Olimpo.
Esta última obra alegórica puede considerarse un resumen  de la historia griega, pues la victoria de Zeus frente a su padre, hermanos y tíos podría mostrar el triunfo de los conquistadores del norte. 

lunes, 30 de octubre de 2017

Hesíodo: "Los Trabajos y los días" y "La Teogonía"

Los Trabajos y los días, escritos en griego y en latín.

Hesíodo
fue un poeta de la Antigua Grecia, considerado el primer filósofo debido a que en sus obras habla del ser excluyendo los conceptos religiosos. Vivió en torno al año 700 a.C y, aunque se considera posterior a Homero, su nacimiento es dudoso actualmente, puesto que nos basamos en los escritos que han perdurado.

La Teogonía es una destacada obra poética suya que nos muestra el origen de los dioses y del cosmos, desde su punto de vista y el de sus contemporáneos. Urano y Gea engendraron a los Titanes y a una serie de monstruos (como a los cíclopes y a los hecatonquiros). Urano los despreció y los encerró en las profundidades de la tierra, en el Tártaro, lo que resultó no gustarle a Gea. Esta decidió pedirle ayuda a los Titanes para acabar con Urano, pero solo Cronos accedió. El titán, con la hoz que su madre le otorgó, le cortó los genitales a su padre, arrojándolos al mar después. De la espuma creada nació Afrodita, diosa del amor y de la belleza. Así, Cronos se hace con el trono y contrae matrimonio con Rea, su hermana, y de ellos nacerán Zeus, Poseidón, Hades, Hestia, Démeter y Hera, los Dioses Olímpicos. Sin embargo, Gea le predijo a Cronos que uno de sus hijos le destronaría, por lo que el titán, aterrado, decidió comérselos a medida que iban naciendo. Rea, ya cansada de la situación, escondió a uno de ellos en Creta, a Zeus, y engañó a Cronos dándole de comer una piedra. Zeus, ya adulto, decidió vengarse de su padre y salvar a sus hermanos, cosa que consigue dándole una poción que le hizo vomitarlos. Así, las dos generaciones, Titanes y Olímpicos, se enfrentaron en la guerra conocida como la Titanomaquia, de la que salieron vencedores estos últimos, proclamándose Zeus el dios de todos los dioses.

Si La Teogonía es el poema de los dioses, Los Trabajos y los días es el de los hombres. Está dedicado a su hermano Perseo, y trata de enseñar mediante ejemplos. Esta obra coincide con una gran crisis agraria en el continente griego, lo que provocó las colonizaciones. En esta obra aparece la figura de Pandora, la que se dice que trajo las desgracias a los hombres, y también la de Prometeo, quien sufrió el castigo eterno de los dioses por obrar bien con los humanos. El libro se basa en que el trabajo es lo que nutre a los hombres y lo que los conduce al bien. Por ello, Hesíodo pretende adoctrinar a su hermano (que se muestra burlón ante su sensatez) y a quienes lo lean, otorgándole además consejos en la agricultura.

miércoles, 25 de octubre de 2017

La Historia de Lucrecia

Lucrecia
Antes de contar la historia sobre la que se la recuerda, primero tendríais que saber quién era Lucrecia.
Lucrecia era la hija de Espurio Lucrecio Triciptino, y esta contrajo matrimonio con Colatino. Hay dos variaciones sobre la historia de esta:

La primer empieza con la apuesta entre Colatino (sobrino del rey) y Sexto Tarquinio ( hijo del rey Tarquinio II el Soberano) por ver cuál de sus esposas era la más virtuosa.
Colatino ganó la apuesta, ya que mientras su mujer tejía a la espera de su llegada, la mujer de Tarquinio se encontraba en una orgía.

A Tarquinio no le importó mucho haber perdido la apuesta, ya que se había enamorado de Lucrecia por su belleza y su virtud. Este entonces se presentó en la casa de Lucrecia con no muy buenas intenciones, esta intentó defenderse, pero Tarquinio sacó una espada y la amenazó y aunque ella no lo quisiese, Tarquinio consiguió violarla.
Esta tras contarle lo sucedido a su familia se suicidó para que ninguna mujer la usase de ejemplo para exentarse de tal grave delito. Esto condujo a una revuelta que supuso el fin de la monarquía en Roma.

La segunda variación de la historia cambia solo en el momento antes de la violación de Lucrecia, ya que según algunas fuentes, esta fue engañada, por Tarquinio , que se metió en su cuarto y en su cama haciéndose pasar por el marido de Lucrecia.




martes, 24 de octubre de 2017

Servio Tulio

Servio Tulio, sexto rey de Roma.
Fue el sexto rey de Roma (reinado 578 a.C – 534 a.C). Se le atribuyen 44 años de reinado hasta que fue asesinado por su hija Tulia con ayuda de su yerno y sucesor Tarquinio el Soberbio.

Fue hijo de una esclava apresada en la toma de una ciudad llamada Cornículo. Por esto, se crió en el palacio real y se ganó los favores de su predecesor Tarquinio Prisco. Cuando este murió, la viuda apoyó a Servio Tulio para el trono y así fue como comenzó su reinado.

Se le recuerda como uno de los reyes más admirados por la población romana, hasta el punto de ser considerado el segundo fundador de Roma (después de Rómulo) y el auténtico creador de la ciudadanía de la gran sede del Imperio Latino por su introdución del censo, la reforma del ejercito y la ampliación de los límites de la ciudad. En esta época se le atribuía la construcción de las murallas de Roma, los llamados muros servianos.

 Después de hacerse con el favor de Tarquinio Prisco y su mujer (Tanaquil), se casó con su hija Tarquinia. Cuando el padre de su esposa fue asesinado por dos mercenarios contratados por los hijos de Anco Marcio, que intentaban recuperar el trono que había correspondido anteriormente a su padre, Tanaquil ordenó retrasar el anuncio de la muerte del rey y anunció que mientras este se "recuperaba" él había nombrado a Servio Tulio como rey en funciones. Mientras tanto, se desterró a los Marcio y cuando la situación estuvo controlada, se anunció la muerte del rey y las ascensión al trono de Servio Tulio.

Una de sus principales reformas durante su reinado fueron los muros servianos. La construcción de las murallas servianas serían despúes las murallas del periodo de la República. La muralla tenía una longitud de unos 11 kilómetros y abarcaban unas 427 hectáreas e incluían las siete colinas tradicionales. Sin embargo, los estudios arqueológicos sitúan la construcción de la muralla en el siglo IV a.C y fueron construidas con piedras de las canteras de Grotta Oscura, situadas en el territorio de Veyes. A día de hoy se conservan aún restos de muros de capellaccio en el Aventino.

Otra de sus principales reformas es el pomerium. Este era la frontera sagrada de Roma, por lo cual, esta ciudad solo existía en términos legales dentro del pomerium. Todo lo que estaba a las afueras de la frontera pertenecía a Roma pero no era Roma. Esta línea permaneció sin cambios hasta la llegada al poder del dictador Lucio Cornelio Sila, quien la extendió para demostrar su poder en el año 80 a.C.

La organización de la población en censos es considerada una de las reformas más importantes realizadas por Servio Tulio. Para mayor distribución de la ciudadanía se clasificaba a los hombres varones adultos en tribu, centuria y clase. Consta que durante su reinado se realizaron cuatro censos.

El reestructuramiento del ejército fue otra de sus grandes medidas. La reforma consistió en varias las formas de reclutamiento de las centurias. El ejército así reformado por Servio Tulio seguiría el modelo hoplítico heredado de los griegos. El armamento típico y la táctica asociada, la falange, se extendieron a lo largo de la península Itálica a lo largo del siglo VII a. C y ya eran de uso corriente en torno al año 600 a. C.

La Loba.

La Loba.
Luperca es el nombre que le dan en la mitología romana a la loba que amamantó a Rómulo y Remo. Esta tiene una estatua llamda loba capitoliana que se  encuentra situada en el Capitolio Romano. Esta data originalmente del 470 a. C. y se atribuia al escultor Vulca.
 
Se trata de una escultura figurativa, de caracter naturalista, está fundida en bronce, mide 75 centimetros de alto y 114 de ancho. Se dice que es una escultura etrusca, aunque recientemente se ha puesto en duda esto, demostrandose que data del siglo XII d.C. por lo que correspondería a el Románico, es decir a la Edad media.

La leyenda cuenta que un príncipe troyano en huída de los griegos, fundó sobre la orilla del Tiber una ciudad llamada Alba Longa. Luego de ser reemplazado por varios reyes, Numitor fue destronado por Amulio y para evitar que el primero tubiese descendencia, obligó a su sobrina, Rea Silvia a permanecer virgen. A pesar de esto, el dios Marte, la embarazó de mellizos. Para evitar que los niños fueran dañados los dejaron en una cesta sin rumbo en el río y fueron rescatados y amamantados por una loba. Esta, llamada Luperca, se acercó al río a beber, los rescató y los llevó a su guarida en el Monte Palatino, hasta que finalmente les encontró un pastor cuya mujer los cuidó y los crió.
Se dice que la loba que amamantó a Romulo y Remo fue su madre adoptiva humana.
Otra de las opciones que se plantean es que, en verdad, quien amamantó a los gemelos fue una prostituta debido a la forma despectiva latina de llamar a esas mujeres antiguamente.